RUSIA EN ESPAÑOL - Turismo RUSIA EN ESPAÑOL
Noticias y información aqui. Información en esta webinformese. Ultimas noticias
Slideshow Image 1 Slideshow Image 2 Slideshow Image 3 Slideshow Image 4 Slideshow Image 5 Slideshow Image 6 Slideshow Image 7 Slideshow Image 8 Slideshow Image 9 Slideshow Image 10 Slideshow Image 11 Slideshow Image 12 Slideshow Image 13 Slideshow Image 14 Slideshow Image 15 Slideshow Image 16


Guia Turistica de Rusia



La época imperial en la que los zares dominaban Rusia resplandece en nuestra memoria gracias a los lujos de la corte. Moscú, San Petersburgo y Kiev han sido, a lo largo de la historia, las tres ciudades más importantes. En esos lugares se respira un ambiente indescifrablemente exótico. Pasear por las calles es como sumergirse en el interior de un país de leyenda, donde la más original de las fantasías se ha convertido en realidad.

Quizá uno de los personajes, propios de la imaginación, utilizó todos sus poderes para inspirar su creación a los zares y ellos, a su vez, pusieron esa magia en las manos de los hombres para construir majestuosas ciudades llenas de encanto. Un encanto que se plasma en edificios de enormes dimensiones, museos con colecciones únicas en el mundo, parques de belleza excepcional y una red de metro que es una auténtica obra de arte. En Rusia cualquier turista quedará maravillado al descubrir, entre muchas otras atracciones, el mausoleo de Lenin en la plaza roja de Moscú, el Ermitage de San Petersburgo, cualquiera de los magníficos pueblos históricos del Anillo de Oro y los prados de flores silvestres del Cáucaso.


INFORMACIÓN BASICA


Nombre oficial: Rossiyskaya Federatsiya.

Población: 151.350.000 habitantes (2009).

Superficie: 17.075.400 Km2.

Capital: Moscú (Moskva) , 9.570.000 habitantes (2009).

Moneda: Rublo.

Pueblo: Rusos, 82,6%; tátaros, 3,5%; ucranianos, 3%; otras nacionalidades (más de cien).

Religión: Cristiana ortodoxa mayoritaria, con minorías islámica, protestante y judía.

Idiomas: Ruso (oficial).

División administrativa: La federación está integrada por 26 repúblicas autónomas:

 las repúblicas de Bashkortostán (ex Bashkiria), de Chechenia-Ingushetia, de Chuvashia, de Daguestán, de Kabardino-Balkaria, de Kalmukia, de los Komis, de Mari-El, de Mordovia, de Osetia del Norte, de Tatarstán, de Tuva y Saja (ex Yakutia); las regiones de los Adigueya, de Gorno-Altai, Hebrea y de los Karachaevo-Circasia; y las comarcas Buriata de Aguin, Buriata de Ust-Ordin, de los Chukchis y de los Dolgano-Neneos de Taimir, de los Evencos, de los Janti y Mansi, de los Koriakos, de los Neneos y de los Yamalo-Neneos.

Otras ciudades:

San Petersburgo, 4.320.900 hab.; Nishni-Novgorod, 1.424.600 hab.; Novosibirsk, 1.418.200 hab.; Ekaterimburgo (antes Sverdlovsk), 1.347.000 hab.; Samara, 1.522.500 hab.; Omsk, 1.116.200 hab.; Cheliabinsk, 1.124.500 hab.; Kazan, 1.092.300 hab.; Ufa, 1.091.800 hab.; Perm, 1.086.000 hab.; Rostov del Don, 1.023.200 hab. (2009).

ATRACCIONES TURISTICAS

Moscú: La capital de la República Rusa está rodeada por colinas que circundan la ciudad y en la que se mezclan con un gusto exquisito monumentos, parques y zonas residenciales. Surcada por el Río Moscova, la ciudad se encuentra salpicada por numerosos canales y ríos navegables que la unen con otras zonas del país conectando con el Mar Báltico, el Negro, el Blanco, el Azov y el Caspio. Pero no sólo está bien comunicada a través del agua, Moscú cuenta con un impresionante despliegue de redes de comunicación, por aire, cuenta con un aeropuerto que admite vuelos internacionales y por tierra con una excelente red de ferrocarril y de carreteras. Esto ha permitido que la capital de la República haya desarrollado una economía muy diversificada tanto en industria como en el sector alimentario y sobre todo, en el campo editorial. Moscú, además, cuenta con una estupenda red de metropolitano y con numerosas líneas de autobús, tranvía y trolebús. El recorrido puede iniciarse por uno de los lugares más representativos de toda la Comunidad de Estados Independientes, la Plaza Roja.

San Petersburgo: Construida por Pedro el Grande con miras a ser la Ventana hacia Occidente´, San Petersburgo es la ciudad más europea de Rusia y está considerada la Venecia del Norte por sus vías navegables revestidas de palacios. La hermosa obra del zar consiguió eludir la homogeneidad arquitectónica del estalinismo, y sus monumentos zaristas se mantienen prácticamente intactos. A orillas del golfo de Finlandia, esculpida por islas y por el sinuoso río Neva, la urbe se alza con gran elegancia y manteniendo su geometría. Entre sus atractivos, se hallan el Museo Ermitage, en el palacio de Invierno, la fortaleza de Pedro y Pablo y la avenida Nevski.

Nóvgorod: A sólo 190 km al suroeste de San Petersburgo se encuentra Nóvgorod, ciudad fundada en el siglo IX y primer centro político y artístico ruso durante 600 años. Tras ser anexada a Kíev, Iván el Terrible la arrasó y, ya en el siglo XX, fue metódicamente destruida por los nazis; aún así, Nóvgorod ofrece mucho que ver. Su Kremlin alberga la catedral bizantina de Santa Sofía, el monumento del milenio de Rusia, la cámara de Facetas, revestida de iconos y el Museo de Historia y Arte, creado para potenciar la investigación. Cruzando el Kremlin, la corte de Yaroslav se compone de mercados medievales, iglesias, arcadas y restos de palacios. La iglesia de Nuestro Salvador en Ilino es, sin duda, una de las más bellas del país, con maravillosos adornos y gabletes y con un interior repleto de frescos bizantinos.

Ferrocarril transiberiano: El trayecto del ferrocarril transiveriano es la mejor forma de conocer este extenso país. En sus seis días de duración abarca 9.446 km, desde Moscú hasta Vladivostok, en la costa del océano Pacífico, a través de interminables bosques de pinos y abedules, asentamientos de casas de madera y vastas estepas. La vida a bordo del tren puede resultar aburrida o fascinante, según los compañeros de aventuras, las novelas que acompañen el turista y la amabilidad del guarda del convoy, un factor vital. La ruta se dirige al lago Baikal, canal navegable del tamaño de Bélgica y hogar de la única foca de agua dulce del mundo denominada Nerpa, y a la ciudad multicultural de Irkutsk, uno de los puntos más hermosos de todo el trayecto. Ulan Ude alberga el Ivolguinsk Datsan, cuna del budismo del país. Para los viajeros que se acostumbren al ritmo intermitente del tren y que disfruten con el paisaje arbolado y los pueblos remotos, ésta será una experiencia memorable.

Río Volga: Con sus 3.700 km, la principal arteria del corazón de Rusia es el río más largo de Europa. El Volga serpentea lentamente desde Yaroslavl, al norte de Moscú, hasta llegar a Volgogrado (antiguamente conocida como Stalingrado), hasta desembocar en el mar Caspio. El canal navegable Volga-Don une ambos ríos rumbo al mar de Azov. Los cruceros y los barcos de vapor invaden las aguas del Volga; quizá la zona más interesante es la que se halla entre Volgogrado y Rostov y que sigue el curso del Don. Entre las ciudades del recorrido del río, se encuentran Kazán, una de las ciudades tártaras más antiguas de Rusia, con un Kremlin de caliza y numerosas mezquitas, y Ulianovsk, ciudad donde nació Lenin. Volgogrado es famosa por la prolongada y decisiva batalla que se disputó en la II Guerra Mundial entre los ejércitos alemán y ruso. Desde entonces, la ciudad ha sido reconstruida totalmente, y en ella proliferan museos y monumentos.

Sochi: Con las montañas del Cáucaso como telón de fondo, el punto de veraneo de Sochi en el mar Negro es la Odessa rusa. Con su clima subtropical, sus aguas cálidas y el colindante complejo turístico de moda Dagomys, atrae por igual a jefes de Estado, turistas locales y extranjeros. Los jardines son uno de los atractivos de la ciudad, al igual que los centros terapéuticos y las dachas (casas rurales) pertenecientes a los poderosos y famosos. Tierra adentro, se pueden descubrir cataratas, fantásticas vistas desde las cimas, balnearios y panorámicas alpinas.

SIMBOLOS DE RUSIA

Plaza Roja: Según la suposición de los historiadores la plaza ya existía desde la segunda mitad del siglo 14. Por primera vez se menciona como plaza "El Comercio" en 1434. En aquel tiempo los moscovitas le dieron otro nombre "El Incendio", por los puestos de madera que frecuentemente se incendiaban. En la Plaza Roja se daban a conocer las noticias más importantes. A mediados del siglo 16 se construye La Catedral de San Basilio, y a mediados del siglo 17 la plaza se convierte en la más hermosa de la ciudad. "Krásniy", en antiguo ruso quiere decir bello o rojo. La "Bella Plaza" o "Plaza Roja" hoy es el corazón de Moscú y de toda Rusia. Ella se extiende 695 m de longitud y 130 m de ancho a lo largo del muro este del Kremlin ocupando un área de casi 70 000 metros cuadrados.

Kremlin: La palabra "Kremlin" significa "ciudad amurallada", y es un montecito rodeado de murallas enormes de ladrillo. La "entrada" al Kremlin se llamaba "Puerta de la Santísima Trinidad". Es la entrada para las personas ordinarias. La otra entrada al Kremlin, es por donde entran los gobernantes, desde la Plaza Roja, y se llama "Entrada del Divino Redentor". Debajo de la Torre del Reloj en la Plaza Roja, el reloj que marca el "tiempo" para toda Rusia. El cuerpo del Kremlin son 5 iglesias cristianas, y un edificio del Gobierno Comunista. De las 5 iglesias, 4 son "Catedrales", imponentes, con las bóvedas externas de "oro real", y interiores majestuosos: La Catedral de la Asunción, la Catedral de San Miguel, la Catedral de la Anunciación, la Catedral de los 12 Apóstoles, y la Iglesia de la Deposición (esta no es Catedral, pero es preciosa). Con esos nombres se conocen durante el Gobierno Comunista. Y a un lado, un edificio moderno de 4 pisos, las oficinas centrales del Partido y Gobierno Comunista. Está bien, pero nada, en comparación con el esplendor de las Catedrales, ¡pasa desapercibido!, hasta que le dicen a uno que es la Central del Partido...


Turismo en Rusia.


Rusia abunda en obras del patrimonio natural, histórico y cultural que atraen a los turistas.


Las zonas septentrionales - Mar Blanco, Mar de Barents, Arkhangelsk, Vologda, península de Kola y Karelia - son destinos muy populares para ecoturismo, cruceros, turismo en Rusia del conocimiento, caza, pesca y esquí de montaña.


El noroeste de Rusia - San Petersburgo, Pskov y Novgorod - seduce a los amantes de la historia y la cultura. También es un buen punto de partida para cruceros, travesías fluviales y un escenario excelente para organizar congresos y reuniones empresariales.


La región de Kaliningrado, enclave ruso en el Báltico, se especializa en el turismo de negocios, cruceros y programas vacacionales con tratamiento médico.


La capital de Rusia y la región de Moscú son lugar perfecto para eventos empresariales y culturales, así como para viajes en coche que pueden combinarse con las visitas a los museos y a los monumentos de las épocas remotas.


El Anillo Dorado es un circuito de antiguas ciudades del centro de Rusia, muy ricas en historia.


La zona del Volga (Nizhny Novgorod, Astrakhan, Volgogrado, Samara, Ulianovsk, Chuvashia y Tatarstán) ofrece todas las condiciones para el turismo de conocimiento o de negocios. Los cruceros por el Volga son la principal atracción.


El Cáucaso es famoso por turismo de montaña, esquí alpino y fuentes minerales en el norte, y centros de veraneo en la costa del Mar Negro.


Siberia tiene innumerables lugares de interés, en particular, la región montañosa del Altay con sus fascinantes pasajes naturales y monumentos de civilizaciones antiguas; Shoria, llamada frecuentemente como ‘Suiza siberiana’; los territorios vírgenes en torno al Baikal, el lago más profundo del planeta; o Yakutia, un verdadero paraíso para el ecoturismo.


La costa del Pacífico y otros territorios del Extremo Oriente de Rusia no tienen parangón. Las islas Kuriles y Sakhalin son ideales para el descanso, la caza y la pesca. Y en la península de Kamchatka están los famosos volcanes y las rutas más atractivas para diversos tipos de turismo.


Tipos de turismo en Rusia


Turismo de montaña. Uno de los criterios fundamentales en este tipo de actividades es un elevado nivel de seguridad, conseguido en gran medida gracias al sistema ruso de formación de instructores que es uno de los mejores del mundo.


El trekking, o caminatas por senderos montañosos a una altura de 2.000 metros, es la variante más sencilla y asequible para principiantes. Téngase en cuenta que en Rusia, a diferencia de Nepal por ejemplo, no habrá mozos de carga especiales para echarle una mano.


La geografía de estas rutas es muy variada y se extiende desde la península de Kola en el noroeste y el Cáucaso en el sur hasta el Extremo Oriente de Rusia.


Los destinos más populares son el Cáucaso y la zona del Elbrus en Kabardino-Balkaria que es famosa por sus cimas nevadas, glaciares, ríos tempestuosos, cataratas y fuentes minerales. El Elbrus es el pico más alto de Europa (5.642 metros). Otros puntos atractivos del Cáucaso son Arkhyz, Dombai y Krasnaya Poliana. Uno podrá visitar aquí catedrales antiguas, lagos montañosos, cuevas y plantaciones de té.


Algunos itinerarios atraviesan el Círculo Polar Ártico, por ejemplo, la zona de Khibiny, en el norte de los Urales donde jamás anochece en verano; otros se centran en una travesía desde Europa al Asia, con visitas a diversos parques y atracciones naturales de los Urales, Altay y Sayani. Kamchatka, en el este de Rusia, ofrece al turista la oportunidad de echar una mirada dentro de los cráteres volcánicos.


Los turistas que tengan la experiencia necesaria podrán practicar montañismo.


Los ascensos más populares en Rusia son al monte Elbrus - cono bicéfalo de un volcán apagado, con 5.642 metros de altura en el pico oeste y 5.622 metros, en el pico este - o al Belukha, que es el monte más alto de Siberia (4.506 metros). Este último se encuentra en Altay, una región montañosa que se extiende al territorio de tres países - Rusia, China y Mongolia - y es uno de los pocos lugares del mundo que atrae a los turistas, aparte de por su belleza - con ídolos de piedra, monumentos paganos y signos místicos grabados en las rocas.


Otros lugares de interés para los alpinistas son Kliuchevskaya Sopka en Kamchatka (4.850 metros) - el mayor de los volcanes eurasiáticos - y la cima más elevada de la cordillera oriental de Sayani, Munku-Sardyk (3.491 metros), situada cerca del lago Baikal.


Turismo acuático. Rusia tiene 2,5 millones de ríos y 2,7 millones de lagos, así que el turismo acuático - canoísmo, rafting, kayakismo, viajes en catamaranes u otras embarcaciones - gozan de popularidad enorme aquí. La oferta incluye tanto las rutas más sencillas, aptas para los turistas que viajan con niños, como las prácticas extremas en zonas donde la única manera de llegar es subiendo al helicóptero.


Las mejores zonas para practicar el rafting - descenso por ríos rápidos en grandes balsas neumáticas que ofrecen la seguridad y las comodidades necesarias para grupos de entre 6 y 12 personas - son Altay, Karelia y Cáucaso. Hay rutas atractivas en el noroeste de Rusia, en la península de Kola cuyos ríos han sido bien explorados por los turistas. También se puede viajar a Yakutia, en Siberia del Este, donde fluyen el Indigirka, el Kolyma y el Lena, uno de los diez ríos más grandes del mundo. La densidad de población en Yakutia es de un individuo por tres kilómetros cuadrados, así que lo exótico y lo extremo puede combinarse aquí con una naturaleza prácticamente virgen. En cuanto al Altay, se dice que es sinónimo del paraíso para los profesionales del rafting.


El kayak, pequeña embarcación esquimal para una persona, aventaja a una balsa-raft en velocidad y es ideal para navegar en aguas tempestuosas, entre cataratas y rápidos. El manejo del kayak requiere de preparación seria, incluido el hábito de colocar en posición correcta una canoa vuelta por el torrente tal y como hacen los esquimales, sin abandonarla. En Rusia también hay rutas para kayaks marinos, por ejemplo, hacia la isla de Olkhon, en medio del Baikal, donde los turistas pueden iniciarse en los ritos chamánicos y comer pescado fresco del lago más profundo del planeta.


Cicloturismo. Este tipo de turismo en Rusia ofrece circuitos muy atractivos, entre ellos, uno que recorre las antiguas ciudades rusas del Anillo Dorado - desde Moscú hacia el noroeste, a Vladimir, Suzdal, Rostov, Kostroma y Yaroslavl - dándole a uno la oportunidad de conocer en el trayecto tanto los monumentos arquitectónicos como la fascinante naturaleza rusa.


Entre otras opciones están los viajes hacia el manantial del Volga, el hermoso istmo de Karelia, las reservas naturales de Valaam y Tovojarvi, o la visita a Pskov, una de las ciudades más antiguas que se encuentra en el noroeste de Rusia.


En la región de los Urales, uno podrá reeditar las rutas de los nómadas y los buscadores de oro, o atravesar el parque natural Bashkiria, cerca de la frontera con Shulgan-Tash, la única reserva mundial de abejas.


Hay itinerarios de cicloturismo en la costa del Baikal o en las montañas y las estepas del Altay, aunque habitualmente se ofrecen aquí tours mixtos en los cuales se alternan trayectos en coche, cabalgatas y descensos por ríos montañosos.


Travesías en motos de nieve. Las nieves de Rusia no necesitan publicidad especial. Entre diciembre y marzo, los turistas tienen una oportunidad excelente para realizar viajes invernales, empezando con los trayectos más sencillos y terminando con las travesías realmente extremas.


En Karelia se podrá visitar la cascada del Kivach, que es la segunda de Europa en altura; el balneario Agua Marciales, fundado por Pedro el Grande; el museo de antigua arquitectura de madera en la isla de Kizhi, en el lago Onega; y el parque natural Paanajarvi.


En la zona de Arkhangelsk será posible recorrer en una moto de nieve la isla de Bolshiye Solovki, en el Mar Blanco, donde se encuentra un monasterio del siglo XV.


También se puede viajar hacia los grandes lagos de la península de Kola, o hacia los pasos montañosos de Khibiny, o por el litoral del Mar Blanco.


Si uno está en Siberia, las variantes ideales son circuitos por la taiga y las carreras en la superficie helada del lago Baikal.


En el Extremo Oriente de Rusia, lo mejor es combinar una travesía en moto de nieve con el esquí de montaña y los ascensos a los volcanes de Kamchatka.


Jeep Safaris. A diferencia de los habituales viajes en coche, un jeep safari cubre rutas que no son transitables sino en un vehículo con tracción a las cuatro ruedas. La escasez de carreteras buenas - deficiencia que es propia de la vasta geografía rusa - se transforma en una clara ventaja para este tipo de viajes. Muchas atracciones naturales y obras del patrimonio cultural de Rusia se encuentran a una distancia notable de las autopistas modernas pero no es la comodidad sino las impresiones exóticas y la adrenalina lo que buscan los aficionados al jeep safari. Para un extranjero en Rusia es la travesía absolutamente extrema.


Buena partes de los jeep safaris se organizan entre finales de primavera y mediados de otoño aunque también hay travesías invernales.


La práctica del ‘jeeping’ se desarrolla intensamente en las zonas de Krasnodar, San Petersburgo, Karelia, Altay, Baikal y Kamchatka pero la oferta todavía es bastante reducida.


En medio del trayecto, los conductores suelen hacer escalas imprevistas, por ejemplo, cuando la caravana atraviesa ríos pequeños. El agua va penetrando en el interior del vehículo, de modo que a los pasajeros no les queda otro remedio sino bajar y empujar el coche hacia adelante, episodio que se recuerda luego como una de las impresiones más fuertes del viaje.


Hay excursiones interesantes en la región de Altay, por ejemplo, un recorrido por la ruta de Chuy usada antiguamente por las caravanas que viajaban entre Rusia y China. En la zona del Baikal se incluye en el paquete un descanso en la costa, con pesca, caminatas, paseos en motonave y, por supuesto, prácticas de buceo en las aguas cristalinas del lago más profundo del planeta. Si uno llega en febrero o marzo, podrá contemplar los cuadros alucinantes que la Naturaleza ha creado a partir del hielo y la nieve sobre la superficie del Baikal.


Karelia es la región más avanzada en plano de la oferta del ’jeeping’. Las agencias no sólo ofrecen tours mixtos que combinan el jeep safari con las excursiones a las islas de Kizhi y Valaam o el descenso por los rápidos de los ríos sino también la oportunidad de participar como pasajero en la carrera anual 4x4 Karelia Trophey.


Hablando del precio, un jeep safari no es, obviamente, la variante más económica, sobre todo, si el itinerario es exclusivo. Una travesía en todorerreno implica los gastos de gasolina y mantenimiento, aparte de que el precio final se ve influido por las tarifas aéreas, pero hay numerosos turistas dispuestos a pagar por esta combinación singular de comodidades, descanso al aire libre y sensaciones extremas, así que el futuro del ’jeeping’ en Rusia parece bastante alentador.


Espeleoturismo. Es una oportunidad ideal de pasar algún tiempo solo y admirar la magnificencia y la fuerza de la Naturaleza. En Rusia hay numerosas cuevas, algunas de las cuales son conocidas universalmente. Se encuentran prácticamente en todas las zonas del país, por ejemplo, en Arkhangelsk, Siberia, Kamchatka, Extremo Oriente, islas Kuriles, Urales y Cáucaso.


Algunas cuevas como Kapov, en los Urales, o Denisov, en Altay, han sido habilitadas para excursiones turísticas pero también hay opciones menos transitadas y que requieren de equipos especiales para el montañismo.


En muchas cuevas se están realizando las excavaciones arqueológicas y uno puede contemplar en las paredes las imágenes pintadas por el hombre primitivo.


Freeride de esquí y snowboard. Los aficionados al esquí de montaña ya no se contentan con las pistas trilladas: prefieren el fascinante descenso por vertientes vírgenes, cubiertas de nieve o capa de hielo, con obstáculos y trampolines naturales. El encanto del freeride se debe también a una sensación de exclusividad: no hay multitudes de esquiadores al lado ni colas para el teleférico.


Para llegar al punto inicial del descenso, uno puede usar el helicóptero. Esta práctica se denomina heliski o heliesquí y permite prolongar el descenso a una distancia de 30 ó 50 kilómetros, con desniveles de hasta 1.000 metros.


Ecoturismo. La naturaleza de Rusia, con su vasta geografía, tierras vírgenes y singular diversidad paisajística, ofrece oportunidades muy amplias para el ecoturismo. Hay 35 parques naturales que ocupan una superficie de 6.925.696 hectáreas, ó un 0,4% del territorio nacional. Nueve parques, ubicados en las inmediaciones de grandes ciudades, reciben al año alrededor de 1,5 millones de visitas. El parque natural del Elbrus, que se encuentra en el Cáucaso y se especializa en el turismo de montaña y el esquí alpino, es visitado anualmente por 300.000 personas. También hay lugares en que se preservan las formas tradicionales de la economía aborigen, de gran valor ecológico y cultural, por ejemplo, en Siberia, en el norte del país y en las zonas montañosas.


El ecoturismo en Rusia tiene un potencial muy considerable porque aquí, como en ningún otro país del mundo, se practicaba históricamente el turismo deportivo e improvisado, equiparable a la variante occidental de viajes de aventura. Hacia 1989, aproximadamente 20 millones de rusos se dedicaban a este tipo de actividades, y aunque no pertenecían estrictamente al movimiento ecologista, sí cuidaban de la Naturaleza en su mayoría.


Los aficionados al ecoturismo pueden visitar comunidades vegetales exóticas como la tundra en verano, conocer las obras naturales más atractivas del país, iniciarse en la vida rural de alguna región remota o ayudar a los científicos en sus estudios medioambientales, por ejemplo, contabilizar a los ungulados en una reserva natural.


Prácticamente cualquier forma de ecoturismo tiene cabida en Rusia, siendo las modalidades más populares las caminatas, alpinismo, pesca, cabalgatas, viajes acuáticos, excursiones botánicas, arqueológicas o paleontológicas.



Rusia en Español

Todos derechos reservados © 2009-2011
| Sitemap |


  • RSS FEED

  • EMAIL

  • TWITTER

  • FACEBOOK

  • SKYPE

  • HOME
| Todos derechos reservados | Los contenidos y imagenes estan protegidas por las convenciones nacionales y internacionales en materia de Propiedad intelectual que resulten aplicables.